La actitud es tu vehículo

¿Cuántas veces hemos escuchado eso de que lo importante es participar? Esa gran frase que no para de acompañarnos con el paso de las décadas. Desde bien pequeños nos enseñan que la victoria no está en salir vencedor, sino en luchar por aquello que realmente queremos conseguir. Nos inculcan que el simple hecho de participar nos hace quedar por delante de todos aquellos que no han participado pero, ¿es este un aprendizaje que podamos extrapolar a otros aspectos de nuestra vida?

Según vamos creciendo los retos son mayores, la participación es menos importante y la victoria es el único fin. Entonces, ¿por qué nuestra educación se basa en una teoría que finalmente parece demostrar lo contrario? Todo ello sólo nos ha querido enseñar algo, ha querido generar nuestra ACTITUD.

Os invito a ver un pequeño fragmento de la reflexión de Victor Küppers acerca la importancia de la actitud, vamos allá.


Simple y rápido de entender, (C + H) x A. Nuestro conocimientos y nuestras habilidades son importantes, nos hacen llegar lejos y formarnos como persona o profesional pero la actitud es la nota que marca la diferencia. Si no tenemos conocimientos podemos adquirirlos, si no poseemos las habilidades necesarias podemos entrenarnos, pero si nuestra actitud no es positiva… la cosa se complica.

La actitud es tu vehículo

Vamos a entender nuestra actitud como el motor más preciado del que disponemos y vamos a hacerlo girar a tantas revoluciones como necesitemos para llegar tan lejos como queramos. Es obvio que las habilidades son diferentes en cada persona y el camino a recorrer es diferente pero:

«No te rindas»

Porque la actitud la tienes, nadie vive sin ella, simplemente tenemos que encontrarla. Búscala y hazla tuya. Persiste, marcate tus objetivos y aprende a mirar a largo plazo. Ningún camino está libre de piedras y para ello necesitaremos algo más:

«Ser fuertes»

Y realmente encontrar el lado positivo de cada situación. ¿Conoces ese dicho de que más sabe el diablo por viejo que por diablo? ¡Es verdad! Cada piedra en el camino es una enseñanza, siempre aprendemos y descubrimos algo nuevo que nos hace crecer un poquito más, ¡al final todos aspiramos a diablo!

«No tengas miedo de salir de tu zona de confort»

Empieza a enfrentarte a todos aquellos retos que has estado esperando y que creías no atreverte. Salir de tu zona de comodidad no significa hacer el loco, significa aprender a valorar el cuando y el como para perder ese miedo. Hasta el mejor cantante de ópera sintió respeto la primera vez que actúo. Y la segunda… y probablemente lo siga sintiendo.

Las personas que consideramos con una «actitud positiva» tan sólo han luchado por salir de su zona de confort, han decido enfrentarse a lo desconocido pero, sobre todo, no se han rendido y han encontrado el lado positivo, continuando hasta donde se han propuesto. Nada más. Y si ellos lo han hecho, ¿porqué tu no?

Cuando algo te da miedo pero a la vez te apetece hacerlo, probablemente sea lo que necesites hacer. Recuerda que tu actitud está ahí, tan sólo tienes que darle tu propia forma.

Más sobre Victor Küppers en www.kuppers.com
Imagen de www.unsplash.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *