¡Vuelta al cole! Período de (des)adaptación

Comienza septiembre y con él un nuevo curso escolar y, para muchos padres, el fin de hacer cábalas para ver con quién dejan a los retoños (y un poco de tranquilidad tras el ajetreo del verano… todo sea dicho). Tras el largo período de vacaciones de los niños llega el momento de volver a la rutina, tan necesaria para el ser humano para generar seguridad y saber por dónde nos movemos, como aburrida para los peques que tienen que volver a las normas. Una característica general de los niños cuando regresan de las vacaciones es que están «asalvajaos» y, sino, que se lo pregunten a l@s profes de los coles y escuelas infantiles el primer día de vuelta a la «normalidad».

Y es que, para nuestros hijos, sobre todo los más pequeños (entre o y 2 años), el estado natural en el que les gusta vivir es en «libertad«, sin horarios, sin tareas por hacer. Simplemente explorando, comiendo cuando tiene hambre, jugando y durmiendo cuando les apetece. Vamos, todo lo contrario a lo que los adultos les imponemos, de ahí que en lugar de período de adaptación deberíamos llamarlo de desadaptación, porque su manera natural de vivir es la contraria. Padres y madres del mundo… tengamos esto presente para futuras frustraciones que acompañan a la vuelta al cole y a los cambios en general.

Hay que tener esto en cuenta, sobre todo durante las primeras semanas tras el regreso, tranquilos… ¡como mucho nos lleva un mes!. En el caso de los más pequeños (0 a 3 años, incluso alguno de 4), la reacción más habitual es que se agarren a la pierna del papá o la mamá cual koala y parezca que se van a fusionar. Es una reacción normal, un intento de rebelión contra las normas que intuyen van a tener que volver a cumplir. ¡Que estar de vacaciones mola más! Pero no es esa la única reacción que puede darse.

  • Llantos incontrolables derivados en rabietas cuando ya se les olvida por qué empezaron a llorar
  • Pérdida de apetito o negarse a comer
  • Problemas con el sueño, sueño intranquilo con varios despertares llorando, incluso con pesadillas
  • Desobediencia general, tanto en el cole como en casa
  • «Mamitis» y/o «papitis«, es decir, no dejar a los padres ni a sol ni a sombra, no vaya a ser que me abandonen en cualquier momento
  • Incluso alguna conducta disruptiva como morder, pegar… como una forma de exteriorizar la ansiedad que les generan los cambios

Y ¿cuál es la clave para superar este proceso? La paciencia, no hay otra manera. Por supuesto, podemos ayudar a los peques y facilitarles el camino con mucha comprensión y cariño, explicándoles la nueva situación y adelantándonos unos días al cambio que va a suceder. En este caso, esperar y hacer que el factor sorpresa actúe, no es una buena idea, los peques no llevan nada bien los cambios, y menos, sin avisar. Algunas pautas a seguir:

  • Preparar al peque unos días antes de la vuelta al cole (explicarle lo que va a pasar)
  • Involucrarle en las tareas que acompañan a la vuelta (comprar la nueva mochila y materiales necesarios juntos, que elija él o ella misma si ya puede hacerlo)
  • Permitirle que exprese lo que siente, sus miedos, tristezas, preguntas… Probablemente podremos darle explicaciones a muchas de ellas y se sentirán más confiados.
  • Si vemos que el rechazo es total, hacer acercamientos previos al centro, si no es la primera vez que va al cole o la escuela infantil mostrarle trabajos antiguos y fotos de momentos pasados allí (la orla de fin de curso, por ejemplo)
  • Si el peque no está muy ilusionado, no mostrar las ganas que tenemos como padres de volver a la rutina, pueden interpretarlo como un rechazo
  • Evitar comentarios propios sobre la desmotivación que nos genera volver al trabajo, los padres somos el espejo donde se miran nuestros hijos

Estos son algunos consejos a seguir para facilitar el proceso, no son la panacea, pero ayudan. Papás y mamás, mucha suerte con la vuelta al cole y ¡que la fuerza os acompañe!

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *